¿En qué estaba pensando cuando me casé con mi ex?

Es una pregunta que escucho con bastante frecuencia en mi consulta, y es que la motivación en la elección de la pareja muchas veces, en el contexto conflictivo de la separación, queda oculta como si estuviera detrás de un velo.

Desde la psicología, podemos identificar al menos dos grandes motores en la elección de pareja:

 

  • Factor consciente: como, por ejemplo, la afinidad en los gustos o experiencias, atracción física.
  • Factor inconsciente: es el que tiene un mayor peso en la elección de pareja.

Para explicarlo en simple (porque no es tan lineal) se elige desde las huellas que dejó la experiencia con las figuras significativas durante la infancia (ma/padre) Estas determinan deseos, carencias, necesidades.

Así el funcionamiento con la pareja puede ser complementario (en el sentido de que me da lo que falta) o como un reflejo – en el sentido de que muestra, como en un espejo, cómo me sentí-.

Por ejemplo, hace unos años atrás, trabajé en un proceso terapéutico con un hombre que fue abandonado por su madre cuando tenía tres años.

Él consulta cuando entabla una relación con quien pronto sería su segunda esposa.

El primer matrimonio fue con una mujer audaz e independiente, que solía viajar mucho y que se sentía agobiada por los espacios que él demandaba, por lo que frecuentemente generaba espacios para ella.

Esta situación a él le generaba mucha rabia y angustia. El proceso terapéutico nos permitió descubrir que esta situación a él lo conectaba con el sentimiento de abandono, sintiéndose poco querido por su señora.

Entendimos que este vínculo le estaba mostrando a él, como si estuviera en un espejo, cómo se había sentido en su primera infancia y, por lo tanto, qué necesidad infantil no estaba resuelta: el sentirse querido por la madre.

Posteriormente se casa con una mujer extremadamente dependiente, que lo “necesitaba” casi para respirar, y a partir de eso, él se sentía extremadamente amado.

El funcionamiento en esta relación era entonces complementario: es decir, la pareja aportaba lo que en su infancia experimentó como una “carencia”.


Así el trabajo terapéutico se orienta al autoconocimiento, a descubrir cuáles fueron las necesidades y las carencias… De este modo, podremos descubrir cuáles son las motivaciones para relacionarse con una persona u otra.

Si viviste una ruptura… ¡Si estás en una nueva relación y no quieres repetir los mismos errores… consulta!

 

 

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl