Anahí Chacana, Más que Mujeres de Talla Baja

“El desconocimiento es el principal límite al que nos vemos enfrentadas las personas con talla baja a lo largo de nuestra vida. Eso junto a la discriminación. Pero soy una convencida que informando y siendo honestos con lo que sentimos, podemos vencer todos esos límites”.

Mi nombre es Anahi, tengo 23 años, soy estudiante de Auditoria y me desempeño actualmente como Analista Contable. Me encanta bailar, compartir con amigos y reírme, como cualquier otra joven de mi edad. Pero hay un pequeño detalle (y sí, literalmente, pequeño).

Soy una persona con estatura baja. Con enanismo (en lo personal para mí, este término es políticamente correcto siempre y cuando se anteponga la palabra persona, porque sí, somos personas, ante todo) y es de este tema el que hablaremos en este artículo…

Mido 1.10 cms. por lo que ustedes se preguntarán ¿Cómo será la vida desde esa perspectiva?

En lo personal y siendo sincera es bastante complejo al principio, sobre todo cuando atraviesas la adolescencia o como dice una muy querida amiga mía “aborrecencia” (porque ya saben, aborrecemos todo lo que nos rodea). Comienzas a cuestionarte muchas cosas, principalmente empujadas por los cánones de belleza y los estereotipos sociales que nos suelen acompañar cuando somos personas que “salimos de la norma”.

Esto acompañado del principal estereotipo de una condición que ha sido durante siglos considerada como causal de mofa y burla llevando con esto a que la sociedad considere que no somos capaces de hacer las cosas por nuestros propios medios y que somos los denominados “eternos niños”.

Me ha pasado con gente cercana que no cree que esté trabajando o que viva mi vida como cualquier otra persona.

Y yo me pregunto ¿Por qué?… A caso no tengo derecho a tener pareja, trabajar, viajar, etc.

El desconocimiento es el principal límite al que nos vemos enfrentadas las personas con talla baja, junto a la discriminación. Pero soy una convencida de que informando y siendo honestos con lo que sentimos, podemos vencer todos esos límites.

Tuve la suerte de crecer en una familia que nunca vio mi condición como limitante. Mi casa, a diferencia de otras casas de personas como yo, no está adaptada, porque el resto de mi familia es de talla promedio y mi mamá desde siempre me dijo: “Anahí, tú debes adaptarte el mundo, no el mundo a ti”.

Y vaya que es cierto, porque si esperaba a que el mundo se adaptara a mí, tendría que haber tenido una varita mágica y haber empequeñecido todo para una mayor comodidad.  Pero todos sabemos que las cosas no funcionan así ¿no?

Debido a esto y a la seguridad que me brindaron en mi entorno familiar, es que hoy puedo decir que todo el proceso de la adolescencia y cuestionamiento logré superarlo.

Me considero una persona íntegra y caminando hacia nuevos logros cada día. Cada prueba que se va presentando me esmero en superarla y dar lo mejor de mí, porque si bien muchas veces se me cerraron las puertas, también se abrieron otras que me mostraron que la estatura, la talla, es solo un agregado y que si tu espíritu es grande, puedes con todo!

Porque puede que me hayan quitado una cualidad física, pero me dieron una personalidad y una creatividad que tengo que explotar y realmente lo hago.

Escribí un libro y doy charlas motivacionales de forma ocasional.

Fundé una institución para personas con mi condición, en la que ayudo a padres y madres que están recién comenzando este largo y arduo camino de la talla baja.

Soy parte de un equipo de asociaciones en pro de los derechos de las personas con enfermedades poco frecuentes, participación que me ha traído muchos frutos y seguimos cosechando logros que sé que hoy puedo ver como pequeños, pero el día de mañana diré ¿en serio hice todo esto?

Para concluir dejo un mensaje a nuestras lectoras: sean personas en mi situación o padres y madres, o quien sea que estén leyendo: no se dejen vencer por una mala racha, que siempre después de una mala (o varias) viene una mucho mejor. No pensemos que porque un plan no funcionó todos los demás lo harán. La vida trata de eso, de seguir intentando pese a todo.

 

Por Anahí Chacana Maldonado

Escritora: Nací para ser valiente

Fundadora: Fundación Colagenopatías Tipo II, Chile.

Más info: www.fundacionfucolch.webnode.cl

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl