De Vuelta a los 17

No puedo evitar acordarme de Soraya… de repente en mi vida hay algo que me tiene confundida… y sin  planearlo estoy DE VUELTA A LOS 17, pero con los titantos a cuestas….nos pasa y seguido.
Después de un período de estabilidad emocional, donde los aprendizajes y desengaños se sienten parte del pasado, algo sucede y sin darte cuenta vuelves al punto de partida. Es como volver a los 17. Ahí donde uno se  pregunta “Qué hice mal ahora….Qué cosa es la que todavía no aprendo..?”

En este caminar después del último rompimiento de mi corazón -que ya está requete parchado hay que decir-  y después de una breve estadía en la UCI, porque la verdad ya se recupera rapidito, llegué por sugerencia de una amiga a una aplicación on line para conocer gente.

Tengo que reconocer que nunca pensé llegar a esto. Lo encontraba entre denigrante y patético, para peor, con el prejuicio que me hacía mirar como a seres de otro planeta a quienes me contaban que estaban en estas páginas o aplicaciones para conocer hombres/mujeres o “para encontrar el amor”, como dicen siúticamente. La verdad me resistía a creer que no fuera posible conocer a alguien interesante dentro de mi mundo real.

¡¿Cómo va a ser posible que entre toda la gente que conozco y con la que me relaciono diariamente por mi trabajo, en el colegio de mis hijos, compañeros de curso y universidad, entre los amigos de los amigos más los simples conocidos no pueda conocer a nadie realmente interesante ?!… Pero así era…

Y de repente caí en la cuenta que todas las parejas que tuve después de separarme –con excepción del primero que fue mi primer pololo- todos eran ex alumnos de mi colegio. Así no más. El Repetido, El Soñado, El Casi Perfecto y hasta él… Eran dragoncitos. De distintas generaciones y cursos por supuesto… ¿Coincidencia o simplemente que me estaba dando vueltas siempre en lo mismo?

 ¿Por qué nos cuesta tanto conocer gente nueva?

La respuesta es más simple. Soy de la generación del aparato negro que uno metía el dedo y discaba, ibas a una fiesta y te pedían tu teléfono el que anotabas en la servilleta o en la mano a falta de… Y rogabas que para el lunes al chiquillo no se le hubiese perdido el papelito en cuestión. Ni pensar si te llegaban a llamar después de las 10 de la noche, cero posibilidad de contestar el único teléfono que había en la casa, en la pieza de los papás.

La generación de hoy no pide números. Después de cualquier encuentro se multiplica la cantidad de amigos o seguidores en todas tus redes sociales, quedaste conectada en ese mismo instante y sin decir ni pío de ti, ya lo saben todo. O sea, tenía que salir de mi zona de confort y actualizarme. Estaba cambiando de folio y era el momento.

Cambiando de folio

Finalmente, entre broma y broma mi amiga me dejó instalada la famosa aplicación en mi teléfono, sin saber todavía cómo funcionaba… Esto fue un sábado… El día Lunes de repente me doy cuenta que tenía una gran cantidad de saludos de muchos hombres extraños… No lo podía creer, me reía sola. Entré al juego y me dediqué a estudiar la cuestión.

Si ya estaba en esa, había que hacerlo bien.  Ahí fui entendiendo que este sistema time line te iba señalando si te cruzabas en la vida real con alguno de estos personajes que estuvieran en la misma que tú. O sea, al aguaite.

Al principio me urgí y andaba media sicopática, porque pensaba que cualquier caballero que estuviera cerca, hasta el portero del edificio, me podía identificar como chica disponible en esa página, me imaginaba casi una escort… Ahí aprendí que puedes decidir cuándo activar la localización dependiendo del entorno en que estés. -Si anda comprando en la vega señora le recomiendo que la desactive-.

Me di cuenta de que era relativamente segura en el sentido de poder averiguar quién es el personaje atrás, porque está asociada a FB.

Con todas las medidas y precauciones tomadas me lancé a esta aventura y de a poco. Me empecé a entusiasmar mirando la oferta…y la verdad no me desagradó para nada lo que vi.

Puse un filtro donde indicaba el rango de edad de los postulantes, porque claro al principio me aparecieron hasta unos niñitos de 25 años, mandándome  saludos… Pero para Toy boy  no me da ni la paciencia ni las lucas… Así que seleccioné entre 48 y 60 – yo creo que todavía estoy en condiciones para uno de 48 y también le puedo poner ganas a uno de 60- aunque la verdad me complica un poco lo último, porque como dijo la sabia mamá de una amiga una vez…”Próstata que no has de disfrutar, próstata que no has de cuidar”.

Bueno lo concreto es que el filtro funciona y te aparecen estos muchachones con los que te cruzas en algún momento del día. Si te interesa alguno de ellos le das un like en su perfil.  El susodicho no sabrá nada, pero si él también te da un like, OMG tecnología milagrosa… Quedamos conectados para hablar!!

Díganme si no es increíble pensar que podemos ir por la calle y de repente toparnos con el amor de nuestra vida y la tecnología nos da la posibilidad de conocernos!… Ahora si no tuviste la suerte de que tu elegido te haya dado like también, porque el hombre en cuestión no tuvo el ojo de verte bien en las fotos, tienes la chance de enviarle un saludo para que él entre a tu perfil, cache lo que se está perdiendo y te dé un like para que así puedan quedar conectados.

Finalmente está la opción de rechazar o bloquear al desubicado o al que no califica por ninguna parte. De esta manera no volverás a cruzarte con él ni podrá hablarte, aunque el pobre tipo viva al frente tuyo.

Ahora entiendo un poco a los que se envician con el candy crush, cookie jam, pokemon y todas esas tonteras que hacen andar concentrado en el celular y mirar con cara de odio cuando alguien te distrae y pierdes una vida en ese segundo…

Aquí yo entré a lo mismo. Tenía varios saludos. Les contesté con un like también a los que me tincaron para ver cómo funcionaba la cosa y a otros de frentón los rechacé, porque no me daba ni siquiera para decirles hola de buena onda. Luego me puse a analizar los perfiles de los que a mí me podrían interesar. Hubo varios que me parecieron bastante atractivo, en las fotos… Así que pinché el corazoncito indicando like y me empezaron a aparecer los CRUSH…

O sea, nos habíamos conectado, ambos nos gustábamos! Genial, lo encontré… Cómo no supe antes que esto existía!!

De repente sin darme cuenta de un fin de semana encerrada con Netflix, chocolate, vino blanco y ningún pinche a la vista, me encontré sobre vendida. Tenía 34 crush y 28 saludos en las dos primeras semanas…

El problema comenzó al pasar buena parte del día contestando los mensajes, claro porque si te hablan es de mala educación no contestar, total nadie me obligó a entrar a la cuestioncita.  Yo que tengo rebuena memoria igual ya me empecé a enredar con las historias de cada uno… Todas parecidas en realidad. -No había muchos que tuvieran una historia más entretenida como para diferenciarlos – El perfil es separados varios años, hijos grandes, tratando de encontrar pareja hace un buen rato, expertos en esta aplicación y en varias otras, asique la dinámica era la misma: cuentas tu historia brevemente y si hay feeling en la conversa sigues avanzando preguntando más detalles. Si después de un par de días ya estás casi de “amigui” virtual y hay buena onda uno pasa a la etapa de tomarse un café y cachar si efectivamente el de la foto y los chats es así como lo que uno imaginó o le vendieron…o compró…

Más likes

Al principio es raro, extraño y divertido. Esto de tener tanto like te sube la autoestima. Y es gratis! Te mandan saludos y cuando contestas, son todos un encanto. Te dicen que te encuentran muy guapa, que no representas la edad que tienes, que llamas la atención por ser diferente, que tus fotos reflejan tantas cosas. Después de un par de conversaciones, donde dejas claro que eres una mujer independiente que se mantiene sola y que te cruje algo el cerebro, te quieren conocer y no crees posible causar tanta sensación… La verdad después te vas dando cuenta que ese es el modus operandi. Que así como te lo dicen a ti,  se lo dicen a todas, es el primer enganche…

Si bien encontré un par que llevaba pocas semanas igual que yo, la mayoría ya tiene el know how del negocio y la expertise suficiente, ya que se han paseado por todas las aplicaciones de este tipo desde que existen.

Cuentan haber conocido mujeres con las que han tenido relaciones serias que duraron meses e incluso años, como también varias por solo un par de semanas o una sola noche… Hay de todo… Y en este andar por supuesto, hay algunos con los que después de chatear y de contar detalles más personales, vas creando un cierto lazo al empezar a compartir lo que te pasa durante el día.

Ya sabes cuántos hijos tiene, cómo se llaman, qué hacen, has visto fotos y si te cuenta que le pasó algo a alguno de ellos, es como si los conocieras también y te preocupa de la misma forma. Vas encontrando similitudes entre su vida y la propia. Vas enganchando en una onda distinta.

Sacando Cuentas

Con pocas opciones para solo tomar un café, y si es que no sales arrancando, puedes pasar a un almuerzo. Tal vez salgas a comer un par de veces y si tienes suerte, paciencia y buen ojo, es posible que termines conociendo a alguien de verdad interesante.

Es la ley de las probabilidades. Quienes trabajamos en venta lo sabemos: de 100 llamadas efectivas en frío, podrías concretar 20 entrevistas y de esas tal vez logres cerrar 5 negocios… Es decir, a mayor posibilidad de contactos, mayor probabilidad de un buen término de cierre… Así que podrás ir sacando tus propias cuentas para saber cuánto podrías tardar en encontrar a tu media naranja…

La Columna vertebral de Maia

Maia tiene 4 hijos, escribe desde que tiene uso de razón, cree en Dios, en la Virgen, en los ángeles y en el Karma.
Estudió Ingeniería Comercial sin ser nunca su vocación, pero fue la base de sus emprendimientos. El año 2000 su empresa quiebra y debe reinventarse junto a su familia cambiando radicalmente su estilo de vida.
El 2005 se le detecta una endometriosis severa junto a un carcinoma in situ que la hace cuestionarse y ver la vida de una manera distinta. Toma decisiones, vuelve a la universidad a los 40 años, se replantea su matrimonio, su vocación, su postura como mujer y madre… Se redescubre e inicia un nuevo camino.
Se diploma en Orientación y Mediación Familiar, especializándose en Mediación Educativa. Se separa después de 23 años de matrimonio, retoma la escritura para transmitir su experiencia y la de las muchas mujeres que va conociendo en este nuevo camino, quiere dejar los miedos atrás, soltar las amarras y generar cambios.
Hoy es una apasionada de la Numerología, el Eneagrama y el Tarot como herramientas de ayuda. También una seguidora de la astrología y de cómo la energía de los planetas influye en nuestra vida.

Sin comentarios aún

Comments are closed

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl