Vida de Separada, Primera Parte

Las razones de por qué muchas mujeres terminamos separadas son múltiples y diversas.  No importa si hemos sido nosotras las que hayamos tomado la difícil decisión o si hemos sido las abandonadas. Como sea después de un tiempo del duelo oficial, de llorárselo todo, de pasarse noches enteras dándole vueltas y cuestionándonos el por qué.  llega el momento en que finalmente salimos nuevamente al mundo y ahí entramos en el mercado, es decir, empezamos a entender lo que significa la oferta y la demanda. Menos mal casi siempre todas tenemos una amiga más avispada que una –si no la tiene empiece a buscarla al tiro – que ya tiene experiencia en el tema y te empieza a orientar, porque no sé qué pasa que fijo que uno se separa y toda la gente con la que uno se empieza a relacionar está separada o en vías de serlo.

Mientras estuve casada todos a mi alrededor eran casados, y bien casados, o sea se veían felices, participaban de a dos en las reuniones de apoderados, uno los veía juntos en las actividades de los días sábados en la mañana, estaban metidos en los grupos de comunidad, se quedaban en los cumpleaños de los cabros chicos tirando la talla, les daba por armar convivencias y asados “para conocernos más”. Y así suma y sigue. Separado o soltero, ninguna chance y si aparecía algún viudo rápidamente ya le estaban enchufando a la fulanita para que no esté solo el pobre hombre, alguien se tiene que hacer cargo de los niños y de la casa.  Ahora pensándolo bien, ellos nos debían ver igual a mi ex marido y a mí, la pareja casi perfecta.

Pero bueno, me separé  y me aparecieron todas las amigas separadas, los ex compañeros de colegio y de la Universidad separados, los papás de los cursos de mis hijos separados,  los compañeros de oficina separados y otros tantos que nunca me había enterado que ya estaban hace mucho tiempo en este estado. La cosa es que se arma un nuevo círculo de amistades, porque hay que decir que es impresionante la cantidad de separados hoy. De acuerdo a datos del Registro Civil y del Poder Judicial de cada 100 parejas que se casan diariamente en Chile, otras 170 están iniciando trámite de divorcio. Por otra parte se han quintuplicado las  parejas que se divorcian antes de cumplir  6 años de matrimonio,  según esto existe 0% posibilidad de que uno llegue al final de su vida con la misma persona que se casó la primera vez, esto sin contar la cantidad de personas que estamos en el limbo de “separados de hecho”,  entre  las que me incluyo, no por gusto sino por otros detallitos que ya conversaremos en otra oportunidad. Después de este paréntesis cultural sigamos con el tema importante. La cuestión no termina ahí cuando uno se separa y listo,  nooo… está recién empezando, porque la amiga y el sentido común reflejado en el espejo te dice que hay que echarse una manito de gato, porque de tanto tiempo de estar en guarda mmm…mejor, sin comentarios. Empezamos por inscribirnos  en un gimnasio, no sé si es mucho el aporte, pero al menos el decir que vamos a uno nos hace sentir mejor. Después decidimos empezar a aceptarnos con el rollito no más y optamos por la dieta mediterránea que es más rica y entretenida que el gym.  Como ya estamos más flacas nos da por renovar el closet,  sacamos los chalecones gigantes  y los botines blanditos y cómodos para cambiarlos por un sweater  ajustado y escotado para que valga la pena el esfuerzo de la dieta y el gimnasio y lo combinamos con la bota larga con taco que nos estiliza. Ya que estamos innovando seguimos con el  look del pelo, otro corte, otro color y  lo que no hicimos en años, nos atrevemos en una tarde. La cosa es que después  de este enchulamiento  la gente que no nos veía hace tiempo nos dice: ”Pero te sacaste 10 años de encima…y estás más flaca…estás regia…qué te pasó….qué te hiciste ?”. La respuesta es  “Me separé…”  y ahí uno piensa: “Por qué no hice esto antes?”.


Puedes leer la segunda parte de Vida de Separadas aquí

La Columna vertebral de Maia

Maia tiene 4 hijos, escribe desde que tiene uso de razón, cree en Dios, en la Virgen, en los ángeles y en el Karma.
Estudió Ingeniería Comercial sin ser nunca su vocación, pero fue la base de sus emprendimientos. El año 2000 su empresa quiebra y debe reinventarse junto a su familia cambiando radicalmente su estilo de vida.
El 2005 se le detecta una endometriosis severa junto a un carcinoma in situ que la hace cuestionarse y ver la vida de una manera distinta. Toma decisiones, vuelve a la universidad a los 40 años, se replantea su matrimonio, su vocación, su postura como mujer y madre… Se redescubre e inicia un nuevo camino.
Se diploma en Orientación y Mediación Familiar, especializándose en Mediación Educativa. Se separa después de 23 años de matrimonio, retoma la escritura para transmitir su experiencia y la de las muchas mujeres que va conociendo en este nuevo camino, quiere dejar los miedos atrás, soltar las amarras y generar cambios.
Hoy es una apasionada de la Numerología, el Eneagrama y el Tarot como herramientas de ayuda. También una seguidora de la astrología y de cómo la energía de los planetas influye en nuestra vida.

1 Comment

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl