Verdades Incómodas!

En el mundo del desarrollo personal y de la autoayuda hay una tendencia a que todo sea “happy”.  Pero hay verdades incómodas.

Y lo valoro, creo que todos queremos ser felices y está perfecto.

Solo que en ese proceso hay personas que se confunden un poco y no valoran las verdades incómodas… y yo las amoooo.

Todos los autores y gurúes que sigo, que estudio, que leo, que admiro, hablan sobre salir de la zona de confort, y ¿qué significa eso?, vamos por parte:

  1. La zona de confort: es aquella zona mental, física y emocional en la que estamos acostumbradas a las circunstancias, personas, situaciones y hechos que nos rodean.

Esta zona es muy buena en muchos niveles, ya que nuestra biología está programada para el ahorro de energía, por lo que estando ahí, sabemos qué esperar y sabemos cómo reaccionar. Es como el dicho “mejor diablo conocido que por conocer”.

Por otro lado, no es tan buena, porque nos acostumbramos a todo, lo bueno y lo malo, entonces, el taco en las mañanas se vuelve parte de nuestra zona de confort, también un compañero de trabajo insoportable y en algunos casos situaciones que atentan contra nuestra salud mental, emocional y/o física.

  1. Salir de esa zona ¿para qué? te preguntarás querida mía.

Según Karl Ronhke, uno de los investigadores más importantes de aprendizaje experiencial, en la zona de confort no se crece, no se aprende. El aprendizaje ocurre en la zona que él llama “Stretch”, que está entre la zona de confort y la zona de pánico, según se muestra en la imagen:

En la zona de pánico tampoco generamos aprendizaje ¡generamos trauma! Por lo que es importante reconocer que la Zona de Aprendizaje recoge un poco de energía de las dos, un poquito de comodidad y un poquito de energía activa que nos movilice… y ahí es donde entran mis queridas verdades incómodas 😊

Las verdades incómodas son perfectas para que crezcamos, pero en Chile, no estamos tan acostumbrados a recibir retroalimentación y como que todo es o “nice” o “te vai al chancho” y no te lo mandan a decir con nadie cabrita.

En general, las verdades incómodas son bien recibidas si se juntan la asertividad con la empatía de quien las dice, con la apertura y autocrítica de quien las recibe.

El problema para mí es cuando, a pesar de estar en mi día más zen, la embarro igual porque a quien le digo una verdad incómoda, con todas mis ganas de ayudar, de que esa persona crezca, aprenda, se dé cuenta, haga consciente lo inconsciente… no escucha ni con apertura ni con autocrítica… y buuuum. ¿Te ha pasado alguna vez?

Lo mismo pasa al revés, cuando no estoy en un día zen y no me llegan bien las verdades incómodas que me dicen. Lo bueno, es que es súper entrenable el músculo de la recepción de estas verdades, es trabajable.

Una de las verdades incómodas frecuentes, es la plata.

Me da un poquito de risa cuando hablo de plata sin pelos en la lengua y las personas se ponen incómodas, es tan mal visto, por todas las razones que hemos visto en los artículos anteriores.

Lo bueno es que mis clientas de coaching (principalmente emprendedoras), ya entienden perfecto que, en la dimensión en la que vivimos, LA PLATA ES IMPORTANTE, y la pregunta ¿cuánto quieres ganar? Es relevante para definir qué es lo que vamos a hacer para lograrlo.

Es distinto definir que quiero ganar $400.000 mensuales, a $4.000.000 mensuales. Obvio que declarar lo último no significa que mágicamente vamos a ganar 4 millones si hoy estoy en 400 mil, pero te ayuda a definir una estrategia, a generar los cambios necesarios para conseguirlo.

Decir cuánto quieres ganar, sin pudor, ya te saca de tu zona de confort y te obliga a hacer algo distinto, nuevo o mejor de lo que venías haciendo hasta ahora.

En este punto es bueno recordar que los montos de dinero son súper relativos. Lo que es harto para mí, puede ser poco para otras personas, y demasiado para otras.

Da lo mismo, lo importante es que tú definas el monto adecuado para ti y lo declares sin pudor: Universo, esto es lo que quiero ganar.

¿Cuál es mi número? $12.000.000 mensuales entre ingresos activos y pasivos. ¿Los gano hoy? No… todavía 😉 pero estoy haciendo cosas incómodas y aceptando verdades del mismo tipo para llegar ahí.

¿Y tú? ¿Cómo vas con tu autocrítica? ¿Cómo vas con la aceptación de tus verdades incómodas?

Un abrazo y prosperidad pal que lee

Caro

 

¡​​Creo que es posible vivir una vida soñada! Creo que hay que diseñarla, planificarla y generar los movimientos para que la vida sea “para uno” en vez de que la vida “nos pase”. Creo en la felicidad y en la abundancia, y mi deseo para ti y para mí es que tengamos un mindset próspero en nuestro paso por este mundo.

Sígueme en @mindset_prospero
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl