Reencuéntrate con Tu Primer Amor

Lo primero que aparece al separarnos es ese primer hombre que nos robó el corazón. El amor de infancia, adolescencia o juventud. El que nos dio el primer beso o fue el primer pololo oficial. Ese con el que dejamos algo inconcluso, ese que nunca entendimos por qué dejamos ir; del que nunca más supimos o ese del que las amigas nos comentaban cómo le estaba yendo…Ese.

Todas las mujeres sabemos quién es “ese” personaje en nuestra historia.

El Primer Amor

Encontrar a estos seres mitológicos no cuesta mucho. Empezamos por googlear su nombre y ahí está! El hombre en cuestión con todos sus datos, dirección, teléfono, estado civil, qué hace para ganarse la vida, etc., etc.

Bendito Facebook e Instagram, donde veremos si los años lo han tratado bien, si mantiene el pelo y musculatura que recordamos y a qué dedica el tiempo libre.

Linkedin, por su parte, nos habla de su vida profesional. Si es empresario exitoso, dónde trabaja y qué cargo tiene, el curriculum completo.

Aquí nos damos cuenta que podríamos trabajar en la PDI perfectamente y que tenemos rasgos psicopáticos que nunca habíamos detectado; porque luego a través de twiter podemos seguir sacando conclusiones de nuestro hombre.

Luego del recorrido virtual, hacemos contacto de alguna manera. Después de descifrar algunas palabras clave, reconocemos si el personaje está casado, viudo, separado o soltero -algo bastante habitual- y si todavía nos recuerda. Porque para nosotras es obvio, ya que fue un capítulo importante en nuestras vidas, pero no necesariamente lo fuimos en la vida de él.

“Recomiendo absolutamente pasar por la experiencia de reencontrarte con ese primer amor importante. No tienes nada que perder. Tal vez encuentras al amor de tu vida y si no, al menos te servirá para dar el punta pie de bienvenida a tu nueva vida de soltera”.

La primera cita post separación.

Y llegamos a la primera nueva cita. Es ahí donde pasan solo dos cosas: o nos encontramos con un hombre que nos sorprende, nos deja con la boca abierta por lo interesante, entretenido y regio que está y quedamos alucinando, ó encontramos al mismo cabro chico que dejamos hace años, pero con menos pelo, más kilos, algunas canas y varias arruguitas.

Pensamos lo mal que lo ha tratado la vida y que gracias al espíritu santo, no fuimos parte de ella.

El problema es con qué expectativas llegamos a esta cita casi a ciegas, porque la verdad es que es encontrarse con un personaje antiguo, pero nuevo.

Las mujeres tendemos a idealizar el pasado, nos viene la nostalgia, buscamos fotos de la época y capaz que hasta encontremos la servilleta del primer lugar donde fuimos juntos hace mil años atrás. Entonces creemos que vamos a encontrarnos con el mismo hombre que dejamos de ver a los 15, 17 o 22 años.

A favor tengo que decir que la gran mayoría de las mujeres, entre las que me incluyo, cuando llegamos a esa cita, no nos pilla tan de sorpresa el personaje, porque ha sido tan buena nuestra investigación previa que hasta ya sabemos cuál es su talla de pantalón y cuánto calza, obvio, para eso está la información en la red, y eso sí que sabemos ocuparlo las mujeres. Tal vez no sepamos respaldar en la famosa nube, pero para averiguar algo en internet, somos expertas.

Llegamos al encuentro en mejor pie que nuestro contrincante, porque a los hombres en esto les damos cancha, tiro y lado. Y ahí empieza el calvario. Nos comenzamos a enganchar, teniendo en mente una mezcla de lo que es ahora y de lo que recordamos que era; para luego de un tiempo por fin entender por qué fue que no resultó en su momento.

Hay que decir que eso nos deja bastante conformes. Nos damos cuenta que supimos tomar buenas decisiones en algún minuto de nuestras vidas.

También hay casos en que este reencontrarse es volver a vivir, volver a sentir como a los 15 y renace lo que alguna vez hubo y te das cuenta que es el amor de tu vida. Conozco algunas parejas que después de 20 o 30 años de no saber nada uno del otro, hoy están juntos armando una nueva familia y lo encuentro maravilloso y envidiable.

En todo caso, aunque salgamos arrancando esta segunda vez, creo que darse la oportunidad cuando estamos recién separadas es lo mejor que puede pasar. Primero porque estás de alguna forma en una zona protegida y te ayuda a sentirte más segura. Cuando uno está recién entrando en el mercado de las separadas no es fácil conocer gente nueva, llegar y estar con un hombre distinto al que fue tu marido por x cantidad de años se hace difícil; entonces mal que mal que esta introducción la hagas de la mano de alguien que te conoce de cuando eras una jovencita, es bastante más fácil.

Cerrando etapas.

Él al igual que tú, te recuerda como esa niña linda, divertida, flaca y tonificada que fuiste algún día…. Y si ese hombre está hoy ahí, es porque en algún momento te quiso y fue un amor sincero, limpio.

Lo otro bueno es que cierras algo pendiente en tu subconsciente. Si fuiste quién lo dejó, reafirmas por qué fue y si fuiste la pateada, esta puede ser tu revancha… que ahora vea lo que se perdió.

En definitiva, recomiendo absolutamente pasar por la experiencia de reencontrarte con ese primer amor importante. No tienes nada que perder. Tal vez encuentras al amor de tu vida y si no, al menos te servirá para dar la bienvenida a tu nueva vida de soltera.

La Columna vertebral de Maia

Maia tiene 4 hijos, escribe desde que tiene uso de razón, cree en Dios, en la Virgen, en los ángeles y en el Karma.
Estudió Ingeniería Comercial sin ser nunca su vocación, pero fue la base de sus emprendimientos. El año 2000 su empresa quiebra y debe reinventarse junto a su familia cambiando radicalmente su estilo de vida.
El 2005 se le detecta una endometriosis severa junto a un carcinoma in situ que la hace cuestionarse y ver la vida de una manera distinta. Toma decisiones, vuelve a la universidad a los 40 años, se replantea su matrimonio, su vocación, su postura como mujer y madre… Se redescubre e inicia un nuevo camino.
Se diploma en Orientación y Mediación Familiar, especializándose en Mediación Educativa. Se separa después de 23 años de matrimonio, retoma la escritura para transmitir su experiencia y la de las muchas mujeres que va conociendo en este nuevo camino, quiere dejar los miedos atrás, soltar las amarras y generar cambios.
Hoy es una apasionada de la Numerología, el Eneagrama y el Tarot como herramientas de ayuda. También una seguidora de la astrología y de cómo la energía de los planetas influye en nuestra vida.

1 Comment
  1. Hola hola Es verdad que si eres soltera, y te casas con un vestido que no sea blanco trae mala suerte, y es prospicio a que te quedes siempre soltera? buen articulo, me caso pronto, y no puedo dejar de buscar cosas de boda.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl