Mito o Verdad: Comer Sano, Sin Gastar

Tallarines, arroz, pan, bebidas de fantasía y dulces, son alimentos baratos para el bolsillo, pero caros para la salud, si no se consumen responsablemente y sobre todo en un marco de una dieta equilibrada. Según los expertos ahí radica la verdadera respuesta, a ¿Comer sano es más caro?
 
Hace algunas décadas, las bebidas de fantasía y dulces eran para ocasiones especiales, al igual que las carnes rojas. Hoy el exceso de oferta en estos productos, ha llevado que la alimentación cada vez sea más deficiente y la calidad haya sido reemplazada por la cantidad.
Respecto al costo de la comida saludable depende de varios factores como la situación agrícola del país, pero en general no existen excusas para evitar la comida sana por el precio. Comprar en ferias libres, acudir a los mismos proveedores y congelar los productos lleva a reducir de forma importante los costos en un grupo familiar.
También resulta vital informarse, mirar bien el contenido nutricional de los productos, y sobre todo para las frutas y verduras elegir sus épocas de mayor oferta, gastando de esa forma mucho menos.
Además comprar al por mayor, es una medida que aprovecha la regla de oferta y demanda. Para lograrlo, lo mejor es analizar los precios de los productos y elegir la cantidad más conveniente, aprovechando también los sitios web de los diferentes supermercados.
Otra opción muy vigente es recordar los huertos caseros de nuestras abuelas. Al principio puede ser difícil, pero el beneficio de volver a la cocina, a los aromas de comida casera y sana puede ser impagable.
Kata Mendizabal, Psicología de la Universidad Andrés Bello, creadora de Bitácora de un Cambio, http://www.bitacoradeuncambio.cl y que realiza el taller “Súper Alimentos”, señaló que “hay harto donde enfocar, por ejemplo la vega siempre va a ser más barato por lo que ahí se derriba un mito, en cuanto a ser frutas y verduras, cuando hablamos de orgánico si es más caro cuando se compra en supermercados o en establecimientos conocidos, pero cuando uno se las rebusca y va donde los mismos proveedores no es más caro. Si dejamos al lado el cigarro, el carrete y la chatarra y la usamos en alimentos obviamente saldrá más económico”.
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Bienvenidos a nuestro nuevo Sitio Web!
Subscríbete a nuestro Newsletter
¡Volvimos renovadas! Te invitamos a conocer nuestra nueva casa.
Enviar
close-link