Limpieza de Gemas y Piedras Semipreciosas

Energía pura 

Las gemas y piedras semipreciosas como el ojo de tigre, jade, lazpizlazuli, amatista, ónix, turquesa, jaspe, ágatas, piedra luna, ámbar u obsidiana, entre otras, poseen una vibración propia según la formación rocosa que las ha creado. Por eso cuidar la limpieza de gemas es muy importante.

Sus virtudes y propiedades de sanación han sido estudiadas a lo largo del tiempo, dado que poseen una fuerte composición de minerales. Se ha planteado que algunas gemas tienen la propiedad de desbloqueo y alineación de los 7 chakras presentes en nuestro cuerpo, pero ojo que si no crees en esto, es mejor pasar de largo.

Todas las gemas tienen distintas formas y de acuerdo a ello se clasifican. Así como hay con formas geométricas, también las hay amorfas.

El motivo que nos convoca, según la encuesta que realizamos en Demujeres, es cómo podemos limpiar nuestras gemas y piedras semipreciosas, dado que ellas de la misma forma que expelen energía, también las atrapan, produciendo cambios de color y cargas energéticas que deben liberarse.

¿Cómo limpiar nuestras gemas y piedras semipreciosas?

Hay tres maneras de hacer una limpieza de gemas: el agua, el humo o la tierra:

Cuando hablamos de limpiarlas con agua, puede bajo del chorro del agua corriendo o dejando varias piedras o gemas con agua en un recipiente de vidrio. Al limpiar varias gemas juntas, se potencia la liberación de energías entre ellas.

Limpiar con humo, puede realizarse con hierbas, palo santo o algún incienso, ojalá orgánico, de los cuales cada día hay mayor variedad.

Limpiar en la tierra, significa enterrar bajo la tierra tus gemas para que se liberen de energías acumuladas y las devuelvan directamente a su origen.

Se recomienda realizar estas limpiezas antes de luna llena, pues para cargarlas nuevamente de buena energía, es ideal dejarlas bajo la luz de la luna llena durante toda la noche.

Uso de Gemas y piedras semipreciosas en la historia.

En culturas antiguas como la China, de Egipto, India y tribus nativo-americanas; los Incas, Aztecas y Mayas, reconocen el uso curativo de las gemas para distintos “males”.

“En la Grecia antigua, Aristóteles menciona las propiedades sanadoras de las piedras. En sus Diálogos, Platón habla del uso de las propiedades curativas y energéticas de los cristales. Teofrasto, discípulo de Platón, escribe el Lapidarios, tratado sobre las piedras, que se aboca al valor médico y místico de los minerales”.

Existen muchos detalles sobre cada gema y piedra semipreciosa, por lo cual este artículo se presenta solo a modo introductorio y si es de tu interés, te invitamos a investigar.

Las bondades que nos entrega la naturaleza son merecedoras de estudio y respeto, pues sin la naturaleza, sin la tierra y su fuente inagotable de enseñanzas y bendiciones, nada de lo que vivimos sería posible.

Si te interesa el tema, hay muchos gematerapeutas y literatura. Te dejamos un libro muy completo y recomendado para conocer más sobre ellas: “Cristales”, de Jennine Harding.

Carolina Silva Weiss
Periodista – Licenciada en Ciencias Sociales y Marketing.
El compromiso con el desarrollo integral de la mujer chilena, en todos sus aspectos motiva mi ejercicio diario. Respetuosa de la naturaleza y dedos verdes. Reciclar, reutilizar y reducir es parte de mi día a día. Amante de la vida y de conocer lugares nuevos.
Regionalista, emprendedora y con una mochila grande de experiencias bien vividas.