El Tabú de hablar sobre la plata

Hace unos años me aburrí el tabú de hablar sobre la plata y la dependencia económica. Como si no fuera importante, como si las mujeres tuviésemos prohibido meternos en  temas plata.

¡Como si fuera mala! Como si fuera “de mala educación”. Me cabrié.

¿Estás disconforme con los resultados económicos que tienes hoy?

¿No te alcanza para todo lo que necesitas/quieres?

¿Se te hace difícil llegar a fin de mes?

¿Te angustia la falta de dinero?

¿Te da pánico mirar tu cuenta en la página del banco?

Te entiendo. También he estado ahí.

Desde el 2012 me he dedicado a estudiar sobre abundancia y prosperidad. Enfocándome en los mecanismos inconscientes sobre el dinero y en ese proceso fui entendiendo las creencias limitantes que tengo, y cómo la mayoría de las veces, la respuesta está en mi infancia.

Mis papás se separaron cuando yo era muy chica, y como les pasa a muchas mujeres separadas con hijos, mi mamá se vio sin plata suficiente.

Mi papá siempre estuvo presente, siempre ayudó y hasta el día de hoy se mantuvo muy cerca; pero hay información que no tengo sobre su separación, y sospecho que hubo manipulaciones que tuvieron que ver con lo económico.

Luego, mi mamá se emparejó con la persona con la que aún siguen juntos después de 30 años aproximadamente.

A pesar que él ha cambiado mucho, mis recuerdos son de control de su parte a través de la plata.

Él iba al supermercado y elegía qué comprar.

En mi adolescencia, cuando me di cuenta que las toallitas higiénicas que mi mamá usaba no era las que a ella le gustaban, sino las que él definía comprar.

Se me activó una creencia muy potente: nunca jamás permitas que un hombre te controle con la plata.

Y hoy entiendo que por eso emprendí desde muy chica, y bueno, entiendo también muchas otras cosas más, que voy a ir contando en estas columnas.

El tema de hoy son las creencias limitantes en torno a la plata. Con mi historia personal, más la historia de mis abuelos que tuvieron una repartija de plata con herencias en las que salieron para atrás en relación con sus hermanos, fui aprendiendo desde chica varias creencias que no son empoderadoras sobre el dinero, estas son mis top 3:

  1. Que la plata la tienen los hombres
  2. Que el que tiene plata te controla, domina, tiene poder sobre ti
  3. Que las personas que tienen mucha plata han sido deshonestas en conseguirla

Entonces, ¿cómo crees que fueron mis resultados económicos por mucho tiempo? PÉSIMOS.

Soy muy buena generando ingresos, pero tenía que “deshacerme” de la plata, porque inconscientemente creía que la plata la tienen los hombres.

Me casé con un hombre maravilloso, pero que por años le costó generar lucas de forma constante…

Si elegía un hombre con plata me iba a controlar, dominar, tener poder sobre mí.

Heavy, porque además, si cruzo esta creencia con la primera, hay una tensión importante: que una parte de mí espera que mi “hombre” se haga cargo económicamente de mí, pero el tema del miedo al control es tan potente que entonces elegí un marido que algunos meses le iba regio, otros no…

Como queriendo (inconscientemente, of course) equilibrar la creencia 1 y la 2.

Juzgaba sin tener suficiente información a las personas de mucha plata a mi alrededor… porque “obvio” que habían embarrado a alguien para tenerla”… tal cual como en mi familia se contaba que habían embarrado a mi abuelo.

¿Te pasa algo parecido?

Este tema lo he conversado con tantas mujeres, y a pesar de las historias distintas, en muchos niveles tenemos similitudes. Mujeres que aguantan a maridos pelotudos, violentos, gorreros, por mantener el nivel de vida. Mujeres que no se emparejan por miedo al control. Mujeres power que se emparejan con hombres que no les va tan bien (ojo que como soy heterosexual, hablo desde mi mundo de relaciones de hombre/mujer, pero aplica igualmente a parejas homosexuales).

La plata es un tema tan, pero tan importante en nuestras vidas, nos entrega un piso firme para poder desplegar nuestras mejores virtudes y ser un real aporte a las otras personas, que por eso quiero hablar de esto, que se sepa, que no sea tabú, que sea parte de nuestro desarrollo personal.

Nuestros condicionamientos son tremendos y el primer paso es “VER”, darnos cuenta, tomar conciencia de cuáles son las historias que hemos aprendido y que hoy nos contamos sin darnos cuenta y que obviamente tienen un impacto en nuestra vida.

Y tú, ¿ves alguna creencia limitante por ahí? Que la plata es sucia, que es mala, que deja la embarrada en las familias, que la gente con plata cambia, que es una ordinariez hablar de lucas, que el dinero es la fuente de todos los males, etc etc etc. El primer paso es hablar de ellas. Comenta abajo si detectaste alguna.

¡Un abrazo!

Carolina Molina

¡​​Creo que es posible vivir una vida soñada! Creo que hay que diseñarla, planificarla y generar los movimientos para que la vida sea “para uno” en vez de que la vida “nos pase”. Creo en la felicidad y en la abundancia, y mi deseo para ti y para mí es que tengamos un mindset próspero en nuestro paso por este mundo.

Sígueme en @mindset_prospero
3 Commentarios
  1. Interesante comenzar a observar qué pasa con uno respecto a estos temas!! Lo meditaré!
    Lo primero que se me viene a la mente es que la plata cuesta mucho ganarla y que se va entre los dedos!!
    OHHH!!!!

  2. Gran tema para analizar!
    Una creencia limitante es que cuesta mucho ganarse el dinero y que se va entre los dedos.

    ohhh!!!!

    Gracias Carolina !!

  3. Súper te pasaré una realidad y en el caso de familias más bajos ingresos a veces se permite por parte del hombre hasta el abuso de las mujeres y sus hijas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Portal de la mujer chilena que busca reinventarse, crecer, emprender y aprovechar su tiempo libre. Buscamos apoyar el desarrollo integral de nuestras seguidoras con temas como: tendencias, salud femenina, cursos online, mujeres emprendedoras, psicología femenina y autoayuda. Tips de belleza, vida de separadas, asesoría legal para mujeres, emprendimientos, panoramas, sexualidad y mucho más.

Escríbenos a contacto@demujeres.cl – tienda@demujeres.cl