El ayuno me cambió la vida

Hace ya un tiempo que empecé a experimentar el ayuno intermitente y los resultados han sido asombrosos por decir lo menos.
Mi búsqueda para experimentarlo fue la promesa de que limpiando tu cuerpo, este funcionaba mucho mejor a nivel cognitivo como físico, aunque aún me queda por experimentar todos los beneficios que este hábito con el mes y medio de práctica ya he tenido revelaciones importantes, tanto físicas, como emocionales y psicológicas.
Como ya saben para mí los hábitos saludables son mi brújula de vida es por eso que siempre estoy al asecho de información y descubrimientos que se relacione con estilo de vida saludable para experimentar y luego compartir, enseñar y entrenar de tal forma que por esta vía llegué a la magia del Ayuno.
El ayuno se remonta hace años de años porque era una condición de vida de nuestros antepasados (bien pasados) desde que estamos en la modernidad y tenemos disposición de alimento 24/7 la práctica de el ayuno cada vez se hizo más escaso, inexistente diría yo para la persona común, y sólo se reservo a motivos de fe y religión que hacen ayuno por penitencia, esa es más o menos la historia, ahora bien gracias a varios testimonios de vida que han experimentado el ayuno por motivo de desarrollo consciente o baja de peso, cambios de hábitos, etc, se pueso de moda y agradezco en el alma que haya sido así.
Te contaré cuales han sido los beneficios directamente vividos con el ayuno, primero me demostré que podía hacerlo, esta simple cuestión tiene un impacto neurológico y psicológico tremendamente potente porque me empoderó, vivir que era capaz de no comer en 24 hrs fue una revelación para mi porque no me creía capaz de hacerlo, me daba miedo, estaba llena de dudas, de inseguridades y me empujo a seguir averiguando e informándome tanto con seminarios de ayunos como lecturas recurrentes. Ahora hago ayunos de 24 hrs dos veces a la semana y en algunas ocasiones han sido 45 hrs de ayuno y agregando actividad física.
La primera sensación física que sentí fue que me sentía muy liviana, pero muy liviana, me llamo mucho la atención porque es una sensación muy agradable, después he tenido otras como falta de hambre, agilidad, mayor conciencia y atención y mayor estado de templanza y eso si que agradezco en el alma, si vas por las calles atochadas de Santiago en hora punta y un auto se detiene a dar la pasada, esa soy yo gracias al ayuno.
Aún me quedan muchos beneficios por vivir del ayuno como por ejemplo mejor capacidad para las funciones ejecutivas que en eso estoy porque ya no tengo esa sensación de agotamiento, lo que se me quedaba en el tintero es que puedo controlar mi mente, tengo la capacidad, tolerancia y conciencia de qué tengo hambre, cuándo me da hambre, que cosas pasan antes de qué me dé hambre, por eso recomiendo que si vas a empezar el ayuno como parte de tu vida, escribe y registra todo lo que te pasa.
Antes de despedirme, también comparto que hubo cambios físicos como por ejemplo bajar el % de grasa sin buscarlo.
Mi desafío lograr 10 días de ayuno para limpiar profundamente la casa donde vivo (y viven mis órganos).
Katia Mendizabal
Autora del libro y creadora del plan de entrenamiento de hábitos saludables Bitácora de un cambio.
www.bitacoradeuncambio.cl

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Bienvenidos a nuestro nuevo Sitio Web!
Subscríbete a nuestro Newsletter
¡Volvimos renovadas! Te invitamos a conocer nuestra nueva casa.
Enviar
close-link