Creer en ti un 100%

Hemos vivido desde niñas acostumbradas a poner nuestras acciones y actos en función de la aprobación, la necesidad de ser aceptadas y validadas en los grupos de pertenencia. Esto ha sido en general el proceso que sustenta la estructura de nuestra validación interna. En esta columna te invitamos a creer en ti un 100%.

Si de pequeña no hubo mucho apoyo, había muchos hermanos o simplemente los papás estaban muy demandados por el trabajo y la familia, es posible que la autoestima y la autovaloración no hayan sido aspectos reforzados.

 

Por lo general hay familiares con los que la niña puede recibir apoyo, aprobación y afecto. Abuelos, tíos o profesores que por lo general son redes y espacios de contención para el desarrollo de la seguridad interna y la confianza en sí mismo. Si al revés la niña ha sido sobreprotegida y sobre demandada por sus padres, que puede suceder con los hijos únicos; estas niñas tienen un auto concepto que se centra en ellas y les cuesta adaptarse a otros, como pares iguales. Estas niñas “todo lo que hacen está maravilloso”, inclusive lo que está no tan maravilloso. Pierden contacto con la realidad y les cuesta integrar que el mundo gira alrededor del sol y no de ellas. Por lo tanto, ni mucho ni poco, es lo más apropiado. Esto es parte del paradigma de ser padres y hacerlo lo mejor posible!

Luego en la adolescencia vendrá el gran cambio!

En la adolescencia necesitamos a la mejor amiga, para ir alejándonos de nuestros padres e identificarnos con nuestro grupo de pares… Sin esa mejor amiga, la vida es incierta, angustiosa y poco segura en esta etapa.

Por eso, es que el Bullyng se vuelve tan profundamente significativo y demoledor en esta etapa, ya que no se puede madurar el proceso de distanciamiento de los padres por una parte y por otra la violencia y el rechazo del grupo o el hostigamiento, deja huellas en el proceso de socialización, generado daño emocional profundo y dificultades de tener amigos “buena onda” y que te cuiden y te aporten como personas.

La edad adulta

Llegamos a la edad adulta y dependiendo de las condiciones y experiencias tendremos una mirada centrada en lo externo y en lo interno. Esto nos llevará a apreciaciones importantes de quiénes somos y en qué podemos realizar nuestras metas y sueños. Si eres de las personas que cree que lo que pasa afuera de ti determina tus resultados, es posible que te sientas muy insegura y poco apoyada, sobre todo si estás en lugares donde la competencia, las diferencias sociales o la discriminación están presentes. El hecho mismo de si cumples las propias expectativas de ser aceptada o recibida por un grupo, un equipo de trabajo o en una familia nueva, puede significar mucho. Si afuera es cálido, acogedor y estás siendo vista y aceptada; tu grupo de pares te acepta, te acoge y te acompaña, entonces afuera será más nutritivo y seguro. Siempre el medio nos dará señales de si debemos o no estar atentos a esta necesidad de ser aceptados y acogidos.

Nuestra autoestima y autovalidación dependerá de una excesiva externalización y podemos sentirnos inseguros y poco apreciados en algunos momentos, siendo más dependientes de lo externo y recibiendo internamente más ansiedad relacional y necesidad de aprobación. Si bien es relevante lo externo, necesitamos un equilibrio base con lo interno para contar con juicios propios acerca de la realidad y la autonomía necesaria para confiar en nosotros mismos.

Si por dentro de la persona todo lo que sucede se debe a sus propias acciones, independiente del medio, es posible que exista una autovalidación más activa, construida bajo las propias expectativas de quién queremos llegar a ser y el cómo cumplir las propias metas y sueños.  Seremos personas más independientes de la validación externa y confiaremos en nuestros propios recursos internos y habilidades para surgir en la vida. Sabremos que existe una frontera de lo de adentro, con lo de afuera y que hay que buscar un punto intermedio de seguridad y de metas claras, para mantener y sostener la mirada sobre lo que los satisface.

Tampoco podemos ser 100 % centrados en lo interno, porque no sería normal ni sano. Hay una necesidad de hacerse cargo de sí mismo, en las propias acciones y decisiones y observar el resultado de estas.

Así la ley del Universo para el éxito será: 50% dentro de nosotras necesitamos conocer nuestros proyectos, decisiones, esfuerzos, acciones concretas y disciplina; y 50% afuera: con flexibilidad, empatía, adaptación al medio y una fuerte observación de esas condiciones para ir reformulando cada decisión y proceso que se realiza desde dentro, desde esa parte de ti interna, que busca lo mejor para ti desde ti misma.

Claves para creer en ti misma y vivir la vida que tú elijas.

–  Define qué es lo que te hace feliz, lo que realmente necesitas y diseña un plan de acción de menos a más. Esto es relevante en el sentido del logro, de dar pasos de seguridad y generar confianza interna.

– Generar un espacio personal de auto apoyo y reflexión diaria que te permita descanso y una revisión de lo que esperabas lograr en el día a día.

– Acostumbra a darte palabras positivas a ti misma, a reforzarte con frases de auto apoyo optimista. Una de las mejores y la más clásica: Mañana será otro día… si?

– No compartas con cualquiera tus planes ni te sobre expongas a las críticas de personas que son pesimistas o saboteadoras… Lejitos son más bonitos!

– Cuida de tus procesos emocionales. Cuando estás con poco ánimo, busca descanso y buena compañía. Cuando te sobra energía, utilízala para experiencias que te motiven y te lleven a procesos entretenidos y creativos.

– No dudes de ti, de tus propósitos y de tu merecimiento! Ábrete a preguntarte: Qué más es posible?… y deja que el Universo te muestre el camino!

– Danza, canta, pasea, pinta, escribe… Ríe, llora, has ejercicio sano, toma sol y disfruta de lo simple y cotidiano, para poder apreciar lo magnifico de la vida.

– Buenas y buenos amigos, son esenciales!

– Evita las personas criticonas, sacadoras de energía y envíales todo lo bueno que se pueda.

– Revisa cada mes tus errores y aciertos. Cultiva la determinación, los límites claros, la constancia y la disciplina de amarte tal cual eres y enfócate en lo que deseas lograr.

– Camina confiada en que el Universo te ama y que no estás aquí ni perdida ni de sobra. Tú eres parte de un todo lleno de planes y experiencias que puedes vivir…  SOBRE TODO, CREE EN TI!

– No dependas de otros para realizar tus proyectos. Cumple con tus metas y objetivos. Aprende a auto sostenerte y auto apoyarte.

– Cultiva tu propio sentido del Yo. Fortalece tu autodeterminación, confianza y elimina la procrastinacion y el miedo! Tú puedes si tú quieres!

 

Mariann Davila Coggiola

Psicologa y Executive Coach

www.institutoneurociencias.cl

 

 

Mariann Dávila

Psicóloga, Coach ejecutivo, especializada en resolución de traumas.
Las intervenciones y trabajo curativo:
Por más de 15 años Mariann Dávila ha trabajado e investigado en la aplicación de herramientas terapéuticas innovadoras. Se ha dedicado a la incorporación de nuevas terapias y al estudio de Neurociencias.
Es Fundadora de la Fundación Vortex Integrativo (www.fundacionvortexintegrativo.cl) se ha perfeccionado permanentemente en Somatic Experiencing (www.traumahealing.com), en PHP (http://somaticinstitute.com), Access Bars (http://www.accessconsciousness.com/es), EMF Balancing Technique (http://www.emfbalancingtechnique.com/index_home.php?phpLang=es) y Sanación Reconectiva (http://www.thereconnection.com/). Enfocándose en los procesos del cuerpo y en el sistema nervioso, para la liberación del stress y la mejora de la resiliencia.
Como psicóloga, coach ejecutivo (ICF), cuenta con experiencia en formación y trabajo en equipos (http://teamcoachinginternational.com) de alto rendimiento, profesionales que trabajan con personas y grupos que atienden a víctimas de delitos de violencia, catástrofes y situaciones traumáticas.