Cómo ser feliz, tiene más de acción que de emoción.

La búsqueda de la felicidad es tan imprescindible que Google nos ofrece más de 81 millones de resultados a la pregunta cómo ser feliz y 9 millones sobre frases de felicidad.

Más de alguna vez nos hemos trenzado en una conversación profunda en donde un cercano pregunta: ¿eres feliz? Tremenda pregunta! y piensas qué responder. En solo segundos pasan mil cosas por tu cabeza. ¿Qué le respondo? Sí, sí. Claro que soy feliz. O quizá… rompas en llanto.

Una mujer feliz… ¿Soy una mujer feliz?

El Budismo plantea que la felicidad es un interés sincero por valorar la necesidad de otro antes que la nuestra. La Biblia nos diría que en la oración y a través de la fe, conseguirás un estado de serenidad y completitud, que te llevará a la felicidad, la paz, el gozo.
Otros autores como el impronunciable Mihalyi Csikszentmihalyi, en su libro Flow (Fluir) nos presenta una teoría interesante.

Csikszentmihalyi, habla de la psicología de la felicidad, aplicando investigación científica para determinar qué actividades hacen disfrutar a las personas y cómo cada una se siente al experimentar esta sensación. El autor señala que, tal como lo indica la pirámide de Maslow, una vez satisfechas las necesidades básicas –alimento, abrigo, descanso y respirar, entre otras- surgen nuevas necesidades.

En sus palabras “Cuando alguien ha optado por una meta y se involucra en ella hasta los límites de su concentración, cualquier cosa que haga le resultará agradable. Como sucede en los cuentos tradicionales en que los protagonistas “vivieron felices y comieron perdices”, el disfrute no llega solo, sino que es el resultado de haber combatido dragones, maleficios u obstáculos de todo tipo. Y una vez que alguien ha probado este goce, doblará sus esfuerzos para probarlo de nuevo. Por ello, las experiencias que hacen fluir la mente permiten que la personalidad crezca y se haga más compleja”.

En palabras simples, fluir es una invitación a generar metas personales, que al ser alcanzadas nos proveen de un sentimiento de satisfacción que da como resultado la felicidad. Porque tiene mucho que ver con la autoestima.

¡Maravilloso! Sobre todo si consideramos que cada meta alcanzada nos invita a proyectar una meta nueva, ese pequeño gran logro presente, diario, a mediano o largo plazo, que nos dará una sensación de felicidad, porque ¡lo conseguí!.

El tema de la felicidad y cómo lograrla es tan amplio como las galaxias en el universo.
Según David Fischman, en su libro “La Alta Rentabilidad de la Felicidad, existen algunos tips para medir cómo vamos en este tema (pág 25-29), preguntándonos ¿qué estamos haciendo para ser más felices?

Muchos autores, tendencias y gurús hablarán sobre qué es la felicidad.

Para terminar destacamos a Mihalyi Csikszentmihalyi, quien entrega una fórmula concentra: nos invita a vivir en el presente, no en ese futuro que genera ansiedad o en la vorágine de los estímulos externos del presente. Concentrarnos en definir metas que nos permitan sentir la satisfacción del objetivo logrado.

Alcanzar la felicidad, no es un estado permanente, sino que se construye de pequeños momentos que atesoramos en lo más sagrado de nuestro consciente e inconsciente. Instantes que podemos compartir, porque generan felicidad en nosotras y en las personas que nos quieren.

Podríamos pensar que el dinero compra la felicidad, pero sería demasiado etéreo sostener que de allí emana todo. Nuestro ser está preparado para desarrollarse, estamos llenas de anhelos. Vamos por los sueños y por atesorar cada logro por pequeño o grande que sea.

Ser feliz hoy es la clave de todo.


Csikszentmihalyi Mihaly, “Fluir” (Flow)

Por Katherine Carolina Acosta Oviedo,  “La pirámide de Maslow”. 

Fischman David, “La Alta Rentabilidad de la Felicidad”.

 

Carolina Silva Weiss
Periodista – Licenciada en Ciencias Sociales y Marketing.
El compromiso con el desarrollo integral de la mujer chilena, en todos sus aspectos motiva mi ejercicio diario. Respetuosa de la naturaleza y dedos verdes. Reciclar, reutilizar y reducir es parte de mi día a día. Amante de la vida y de conocer lugares nuevos.
Regionalista, emprendedora y con una mochila grande de experiencias bien vividas.