CALCETINES DE COBRE, SALUD DESDE LA TIERRA

Chile es el mayor productor del cobre con un 34% del total mundial y hoy dicho elemento es
utilizado en la industria textil con gran éxito.
Utilizar ropa interior es un ejercicio cotidiano, sin embargo, elaborar estas prendas implica
un verdadero esfuerzo del mercado, el que no solo debe marcar tendencias en moda, sino que
también sumar productos biológicos que ofrezcan bienestar.
En el año 2008 la Agencia de Protección Ambiental (EPA), aprobó al cobre como el único
metal en el mundo con propiedades bactericidas. Por su parte las pruebas realizadas por la
Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), mostraron que el 99,9% de las
bacterias que causan enfermedades y los virus son eliminados en las dos horas de exposición
al metal rojo. Además las personas que padecen diabetes han sido beneficiadas con esta
tecnología, ya que una de las dificultades que presentan tiene que ver con las infecciones
generadas por el conocido “Pie Diabético”.
Los antiguos griegos, fueron los primeros en descubrir el poder de desinfección del cobre.
Desde entonces, este material se ha utilizado en todo el mundo para eliminar el crecimiento
de bacterias y hongos en enfermedades de la piel. No obstante en los últimos años también
se ha probado en el mundo cosmético en la reducción de estrías.
Los calcetines de cobre se recomiendan para personas que quieren pies suaves y libres de
callos, especialmente para aquellos que tienen ampollas o cualquier lesión del pie, ya que
ayudan a promover la cicatrización de heridas, lo cual es especialmente beneficioso para las
personas con diabetes, hongos o para aquellos con pie de atleta.
También existen los calcetines de Bambú, los que se caracterizan por su capacidad
antialérgica y antihumedad.
Las fibras naturales son de gran utilidad para la fabricación de productos que van pegados a
la piel, tales como las primeras capas, calzoncillos, calzones y calcetines. Es aquí donde
podemos comprobar el gran efecto de permeabilidad que tienen en el cuerpo; si hace calor
absorben la humedad, evitando la incómoda sensación de la transpiración, asimismo,
mantienen la temperatura en días de frío. Por ello, fibras como el cobre o el bambú, tienen
como principal propiedad ser frescas en verano y abrigadoras en invierno.
En agosto de 2010, los 33 mineros chilenos que quedaron atrapados a 2.362 pies bajo tierra
durante 70 días utilizaron calcetines de cobre entre otras provisiones de emergencia. Los
calcetines fueron usados por los mineros con el fin de eliminar las bacterias y los hongos con
resultados muy exitosos.
Fuente: Karen Quezada, Periodista DeMujeres.cl

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Bienvenidos a nuestro nuevo Sitio Web!
Subscríbete a nuestro Newsletter
¡Volvimos renovadas! Te invitamos a conocer nuestra nueva casa.
Enviar
close-link